sábado, 27 de noviembre de 2010

Ningún Lugar es Seguro: Harry Potter y Las Reliquias de la Muerte Parte 1

Para poder valorar y apreciar en su totalidad esta primera parte del final de una de las sagas más largas y exitosas que han existido sería necesario haber estado en contacto recientemente con todas las entregas, desde la primera hasta le 6a parte. A pesar de la austeridad intencional de la nueva cinta, no deja de existir un sentido épico en ver reunidos personajes que no habían aparecido desde la primera o segunda película enfrentarse con los villanos que han dotado de oscuridad las últimas.
Y tal vez es precisamente ahí que la primera mitad de la parte 7 encuentra su mayor atractivo, uno que probablemente no sea apreciado fans que no quieran perder la comodidad de regresar a una saga que los ha entretenido desde la seguridad de una aventura con tintes fantásticos y familiares.

HP71 es sorprendentemente una película cruda, que básicamente destroza en espíritu las primeras cintas de la saga, dirigidas obviamente a un público más infantil. Personajes joviales que una vez formaban parte de una aventura "inocente", se encuentran en situaciones cada vez más trágicas e incómodas, rodeados de una atmósfera de peligro y muerte, reminiscente de la 2a Guerra Mundial acorde a la opinión de varios críticos.
Desde el hecho de ser la primera película en no mostrar absolutamente nada del castillo que es escuela y cobijo de los protagonistas, pasando por las largas secuencias de soledad y ese valerse por sí mismo tras la separación de las imágenes paternales, y culminando con la desgarradora escena final que resalta por crueldad, se siente una madurez en la dirección de David Yates que si bien no brinda un resultado perfecto, sí es más que respetable.

Ahora sólo queda ver que nos depara la adaptación del gran final. Calificación: 4/5

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada