domingo, 28 de noviembre de 2010

¿Podremos Creer en Narnia Otra Vez?

Tuve mi primer contacto con los libros de Narnia durante un verano antes de entrar a la prepa, y aún a esa edad pasé varias horas si n poder quitarme de encima la tristeza tras leer el capítulo de la muerte de Aslan. Recuerdo también que al descubrir que había resucitado quería contárselo a alguien de la alegría. Pocos libros me han movido de forma tan inesperada. Un mes antes del estreno de su primera adaptación en cine, mi madre me regaló en un cumpleaños ese mismo libro, que años antes había leído en una biblioteca, y que nunca creí volverme a topar, mucho menos ver transformado en un filme de gran escala. Poco a poco me fue ayudando a conseguir los siguientes libros, los cuales a pesar de su lenguaje sencillo, se convirtieron en experiencias altamente enriquecedoras para los tiempos que vinieron después.

Varios años después, nos encontramos con esta nueva entrega, la cual corrió el riesgo de no ser realizada en absoluto, aún a pesar del éxito de las dos adaptaciones anteriores, las cuales si bien no perfectas, respetaron y expandieron en ciertas formas el espíritu de los libros en los cuales se basaron.
Sucedió que tras las crisis monetarias, Disney llegó a creer que la saga de Narnia
no era algo que pudiera en el futuro dejarles más dinero de lo que les había dejado y prefirieron cancelar el proyecto, que pronto sabremos si afortunada o desafortunadamente, fue tomado por 20th Century Fox, cuyo último intento por tener una saga exitosa al estilo del Señor de los Anillos o Harry Potter, terminó en fracaso con la adaptación de la trilogía de Eragon, la cual quedó abandonada tras su primera entrega.

Disney fue muy criticado en su precipitada decisión de abandonar la saga tras los desacuerdos con Walden Media. Walden no accedía a reducir más el presupuesto de esta tercera parte, y al final admirablemente decidieron no ceder ante las demandas de Disney de modificar el material a favor de costos más baratos. Para que se den una idea el presupuesto de “Príncipe Caspian” fue de 225 millones de dólares, y querían limitar “Viajero del Alba” a 100 millones. Desde el momento de este suceso Walden Media prometió no abandonar la saga y luchar hasta verla realizada. Ahí fue donde entró Fox, quien no tardó mucho tiempo en acceder a cubrir la parte de los costos que Walden solicitaba a Disney, y sabiamente movieron su estreno de nuevo a la temporada navideña, a diferencia de Disney, que buscó hacer que “Príncipe Caspian” compitiera el verano de su estreno con Iron Man e Indiana Jones, no obteniendo los resultados deseados.

Narnia no sólo estrena compañía distribuidora, también cuenta con un cambio del director de las películas pasadas. Ahora es Michael Apted y no el director de Shrek quien está al mando. No sabemos qué tanto beneficiará a Narnia y sus temas espirituales esta nueva visión, es decir, se ha rumorado la desaparición de la escena en la que Aslan toma la forma de un cordero, además de otros cambios en la trama y la inclusión de personajes y eventos que no aparecen en el libro, principalmente la aparición de La Bruja Blanca y los hermanos mayores Pevensie.

Mientras que en el libro la travesía del Viajero del Alba es en realidad un viaje relajado de exploración que se torna en una serie de aventuras, los avances de la película resaltan que Narnia está nuevamente en peligro.

Hasta ver la película no sabremos cuántos cambios hayan y si estos funcionarán, pero lo cierto es que durante Febrero de este año, ejecutivos de Fox y Walden mostraron escenas exclusivas y contestaron preguntas de 100 líderes cristianos y fans, en un evento tras el cual la impresión de la mayor parte de los invitados fue de aprobación a lo que habían visto. La principal preocupación de los asistentes es la escena final entre Lucy y Aslan, una conversación que básicamente define a toda la saga de Narnia, y que de no ser representada en su integridad en la película, haría que próximos filmes perdieran la identidad como obras de C.S. Lewis.

En México, a partir de este próximo 3 de Diciembre podremos saber si la fe en este proyecto se mantendrá a flote para dar luz verde a la adaptación de más libros de la saga, lo cual sería de una gran satisfacción personal. Aquellos que han leído el 6o y 7o libro, saben que es algo que no les gustaría perderse en la pantalla grande. Tras una campaña de publicidad considerablemente menor, el éxito de la nueva cinta será crucial para que exista un futuro en el cine para Narnia.

"Estoy en su mundo, pero tengo otro nombre. Tenéis que aprender a conocerme por ese nombre; por eso fue que os llevé a Narnia, para que me conociérais en este mundo para poder reconocerme en el otro.”

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada