domingo, 24 de julio de 2011

Música para el fin: Deathly Hallows Part 2


De paseo por el centro comercial andaba con humor de cometer aquella vieja costumbre de seleccionar un soundtrack. Deben saber que mi iPod está lleno de música de soundtracks, aunque no suele ser buena idea dejar el shuffle general del coche y que tu acompañante brinque cuando sin aviso se comienzan a escuchar las dos notas clásicas de John Williams para "Tiburón".
Soy uno de los raros partidarios entre mis conocidos de comprar un disco físico, y cuando el soundtrack es el de una cinta que sé que disfruté o parte de una saga que me agrada, le doy mis pesos en buena voluntad como coleccionista que valora el que de vez en cuando le canten la película. En este caso ocurrieron ambas cosas para escoger el último soundtrack que tendrá Harry Potter.

Existían planes para que John Williams, creador del tema definitivo de la saga,"Hedwig's Theme", regresara para musicalizar esta entrega final, pero aparentemente sus agenda no se lo permitió, por lo que el francés Alexandre Desplat, musicalizador de la primera parte de "Deathly Hallows" regresaría. Ahora, cabe decir que todo fan hubiera considerado épico que Williams regresara a terminar lo que comenzó, y esta ya es una manera incómoda de entrar al campo de batalla para un compositor como Desplat, las expectativas pesando sobre alguien con una trayectoria sin comparación a la del maestro Williams y especializado nunca en blockbusters, sino cintas de menor presupuesto, sin explosiones, sin magos matándose, sin dragones.
Y vamos que no vo ya decir que desprecio la obra anterior de Desplat. En lo absoluto. El señor compuso para varias cintas que sin su música no me habrían gustado igual como "Fantastic Mr. Fox" y "The Curious Case of Benjamin Button".
Desplat manejó la encomendada primera parte satisfactoriamente, siendo quizá el score más calmo y modesto para la saga, lo que le vino a bien al enfoque de la historia. La pregunta general era si Desplat podría manejar una cinta con la acción y tensión de Deathly Hallows Part 2 con la misma destreza.


Lo primero que notas en el disco es que los temas de los scores anteriores usados en la cinta y que nos evocaron nostalgia a golpes no se encuentran en el disco, principalmente el original y no modificado Hedwig's Theme de Williams, el cual escuché al menos tres veces en la cinta. Esto puede ser decepcionante al comprarlo, pero cuando recuerdas que lo incluido es la obra de Alexandre Desplat y supones los asuntos burocráticos de derechos y porcentajes todo es entendible.
Lo cual nos deja con un disco con la esencia de Desplat para el gigante de Deathly Hallows 2.
Y siendo así lo segundo que notas es que esto no suena al escándalo que imaginabas escuchar con el estilo de Return of the King de Howard Shore o Revenge of the Sith de Williams.
No, Desplat se mantiene aún contenido, no muy ruidoso, mas bien, reflexivo, y para muchos, posiblemente inadecuado.
Pero cierto es que la saga entera de Harry Potter nunca ha dependido de acción, y no es en lo absoluto tan bélica como las dos mencionadas anteriormente. Harry Potter siempre ha sido guiada por sus personajes, y el viaje a lo largo de las 8 películas, ha sido más bien desde el interior de ellos. Me atrevería a decir incluso, que Desplat puede haber sido lo más adecuado para estos últimos dos capítulos, pues melodía tras melodía, queda cada vez más claro que no nos está retratando los hechos que suceden en medio de la batalla de Hogwarts, sino lo que está pasando dentro de los personajes.


"Lily's Theme" abre el soundtrack de una manera demasiado seria y misteriosa, como lo será el resto del mismo. El primer personaje importante que aparece después de la recapitulación de los hechos en la cinta es Severus Snape, y Desplat parece haber dado al clavo al entenderlo y crear un gran tema repetido a largo de todo el score, que como la película, gira en torno a la mamá de Harry más de lo que se ve a simple vista.
Otro gran tema es "Statues" que marca el inicio de la batalla, y no es en absoluto el típico coro estremecedor hollywoodense, es más bien evocador. Estos son jóvenes que nunca han estado en una, su escuela está por ser invadida y pueden entregarse al miedo, pero creen que vale la pena luchar por el bien. El tema lo refleja muy bien, esto va a terminar, pero la esperanza llama a no ceder. "Broomsticks and Fire" es quizá el tema más dinámico e intimidante, dejando claro que la muerte no anda con juegos, y el que con fuego juega, se quema, literal. El uso de la variedad de elementos usados en él por el compositor para crear la atmósfera es aplaudible.
"Snape's Demise", "Harry's Sacrifice" y "Harry Surrenders" son tenebrosos y tristes a la vez, y como no, Desplat está componiendo con ambos temas para personajes de cara a la muerte, y la habilidad del compositor es aquí tremenda al usar la música para mostrarte incluso aquel que puede haber sido su último pensamiento. Con "Severus and Lily" nos están contando una historia, y "Neville The Hero" pareciera cantar la definición del heroísmo, hacer lo correcto aún cuando la batalla parezca perdida. La transición de este último tema es un paralelo mismo de la camino del miedo al valor, lo que nos muestra una vez más lo bien que comprendió Desplat esta historia.


Cuando pienso en lo que Williams pudo haber hecho musicalizando este capítulo final, mi idea mas desconfiada es verlo iniciar con un tema pomposo e inundar cada escena y batalla con leitmotifs y fanfarrias hasta el cansancio, campanitas aquí y allá. Tal vez nos hubiera agradado, tal vez hubiera sido más imponente. ¿A quién no le agrada Williams? Sin embargo, Desplat supo, a mi juicio, encontrar su propio lenguaje. Tal vez para muchos se escuche muy genérico, tal vez se necesita más de una oída para apreciarlo como se merece, pero me dejó satisfecho con mi compra. Es un soundtrack que merece ser escudriñado, y en cierta forma es refrescante que un film de estas proporciones tenga música tan poco ostentosa. Realmente el que la historia esté contada a través de cada pieza, es como debe ser un buen soundtrack, pero que además de ello te relate lo que sucedía en el interior de los personajes, es llegar a una conexión que no siempre es buscada por el compositor en mancuerna con el director.

Por cierto, el tema "Underworld", grita John Williams por todo lo largo, para que no lo extrañemos tanto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada