sábado, 24 de septiembre de 2011

Destino Final 5: "You all just be careful now"


Hace 11 años alguien tuvo la original idea de filmar una película sobre un grupo de jóvenes que libran a la muerte gracias a una premonición, sólo para ser acechados por ella uno tras otro para "reestablecer" el destino. Un planteamiento original y decentemente realizado en un principio, la secuela explotó el lado más morboso y llamativo de la original: las sádicas muertes de los personajes. Y así llegaron las demás secuelas, enfocadas más y más en dar muertes sorprendentes que en crear tensión o una buena historia que se alejara de la repetición. No hay que engañarse, es una realidad que la gente acude a ver las películas de Destino Final en forma similar en que en la antigua Roma se acudía al coliseo romano, en este caso existe un morbo en ver a personajes que sabes que van a morir en lugares y situaciones que uno frecuenta diariamente, obteniendo uno que otro rato de adrenalina, todo contenido en la comodidad de la irrealidad. Sabes que es entretenimiento burdo, pero entretenimiento al fin.
La nueva entrega está dirigida por uno de los directores de unidad de James Cameron, colaborando con él en Titanic y más recientemente en Avatar. Mucho se dijo sobre que esta secuela redimiría a la franquicia, que se había tornado según varios críticos en un chiste, la nueva dirección prometía pero ¿cumplió?.
Creo que bien puedo contestar eso con otra pregunta: ¿qué había por redimir? ¿Qué es lo que buscas de una película de Destino Final? Pues eso encuentras en esta quinta parte también. No llegas a estas películas buscando un buen desarrollo de personajes, pero nunca estaría de más. Si al redimirla se buscaba lo anterior, siento decir que no es el caso aquí. Tras cuatro películas de ver la misma historia contada una y otra vez, no puedes evitar ver la trama desenvolverse de una forma tan sistemática sin mucho entusiasmo. Las actuaciones, si bien no son pésimas como en la entrega anterior, no son nada de qué jactarse. Sí, se intentó dotar a las nuevas víctimas de personalidades carismáticas, pero no es suficiente para lograr que nos preocupemos por ellos al grado de no quererlos ver morir, hecho únicamente logrado por la película original.


¿Las muertes? Bueno, dicen que no es tanto el destino, como el camino que se hace hacia él. Es una lástima que la mayor preocupación en el guión sea nuevamente darnos las muertes más shockeantes en lugar de genuinos momentos de tensión previa al final de cada sentenciado. Sólo durante una de ellas, la primera muerte, es dicho camino extendido a un grado casi insoportable hasta el tremendo golpe final. Tristemente, ninguna de las muertes siguientes logra tal nivel de tensión o de ingenio, y señal es que el público deja de asustarse y comienza a reírse de lo que se convierte nuevamente en una comedia negra, mientras la trama se torna muy, muy rápidamente en una película más de muerte tras muerte, y cero trama o suspenso.
Una nueva idea en la saga, la de matar o ser matado (que si lo piensas es estúpido de donde lo veas) pudo dotar mayor suspenso o complejidad de desarrollarse efectivamente, pero esto simplemente no ocurre. El giro inesperado del final, si bien es bueno, pudo ser usado brillantemente para dar una conclusión distinta a la de las demás películas, pero se opta por el predecible y barato cliché.
En los aciertos, la dirección de Steven Quale es buena, particularmente para las escenas de efectos. Se nota, desde los créditos iniciales, que la franquicia está en manos que saben de calidad, y ni qué decir de la secuencia del accidente inicial en el puente, los efectos ahí son ciertamente sorprendentes. No puedo dejar de decirles que el 3D en esta película es de los mejores que he visto, la imagen nunca pierde calidad y en todo momento es usado a favor de la película, realmente es de las pocas películas en que sabes que el dinero extra que diste por tus boletos fue bien recompensado. Es mas, Destino Final 5 es la mejor película de horror que ha habido en 3D (hay que ser justos). Es una pena que su director no haya contado con un mejor guión de Eric Heisserer, quien escribió también el pésimo remake de "Nightmare on Elm Street", y de quien tras lo observado, no espero más que ofensas al clásico de John Carpenter en el próximo a estrenarse remake de "The Thing".

Cierro diciendo que de mayor suspenso a todo lo que ví en la película, fue el accidente automovilístico que ocurrió frente a mi coche de regreso del cine con mi cuate: alguien se pasó un alto, que golpeó a otro que girando le pegó al coche frente a mí, quedando a centímetros del mío. "Sólo tengan cuidado" dice en la película el personaje del legendario Tony Todd, pero cuando no hay sugestión alguna tras una cinta como ésta hasta que sucede un hecho "del destino" como el anterior, sabes que alguien no hizo bien su tarea a la hora de incluir el factor de realismo en una cinta sobre el tema; si como yo, al observar el verdadero accidente crees seguir viendo un cliché, no cabe duda que lo que viste merece un fail.

La acupuntura es para freaks. 6/10


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada