sábado, 16 de junio de 2012

Alien 3: The Assembly Cut

"You're all gonna die. The only question is how you check out. Do you want it on your feet? Or on your fuckin' knees... begging? I ain't much for begging! Nobody ever gave me nothing! So I say fuck that thing! Let's fight it!" 
                                                                                                                               - Dillon

Alien 3 es mi película favorita de la saga del xenomorfo. Con esa declaración quiero comenzar esta retrospectiva de lo que en algún momento fue no solo para mí, sino para muchos seguidores, la primera gran decepción en lo que hasta el momento habían sido cintas de ciencia ficción extraordinarias.

Si no mal recuerdo creo que tenía unos 8 años cuando vi la primera mitad de Alien, de Ridley Scott, un domingo cualquiera en Canal 5, y aunque miedo no es exactamente lo que sentí, sabía que era una película especial. Cuando tuve 10 años me crucé con ella nuevamente en Fox y ahí en verdad obtuvo mi mayor apreciación. A mis 11 años, Aliens era mi fascinación, y cómo no, hasta el día de hoy mi niño interior aún anhela completar la colección de los muñecos de Kenner de venta en esos tiempos y jugar un rato con ellos a escondidas… en un búnker… traigan el suyo.

Luego llegó Alien 3…
Y nomás no era lo que esperaba un mocoso de 12 años.
Y es que Alien 3 no es lo que exactamente espera un mocoso de 12 años.
Desde ahí Alien 3 perdería mi simpatía y tal vez le habré dado una oportunidad tiempo después, pero lo trágico y la crueldad de la película la hacían una experiencia desagradable de ver.
Eso, y Alien Resurrection me harían decidir que en mi universo personal la historia de la saga terminaba con la segunda parte y listo.
Pero bueno, todo cambió cuando llego a mis ojos algo llamado popularmente en Estados Unidos el “Assembly Cut” de Alien 3, una especie de edición que incluía material eliminado de la película que todo mundo conocía.

Y la historia que trataré de resumir lo mejor posible va más o menos así:

Alien 3 fue una decisión obvia, pero apresurada por parte de Fox para seguir cosechando el éxito que fue Aliens,  el problema es que Fox la quería tan pronto, que se le puso fecha al estreno cuando aún no se tenía ni un guión, ni una idea de hacia donde querían dirigir la franquicia. Varios guionistas y directores llegaron y se fueron frustrados,  hasta que un joven David Fincher (Seven, El Club de la Pelea, Red Social)  llegó en  lo que sería su debut como director. Fincher comenzó a rodar su película, pero los cambios abruptos y demandas por parte de los desconfiados productores hicieron de la primera experiencia de Fincher un infierno, al grado tal que que es el único director en no dar entrevista o comentario alguno en la Antología de la saga en dvd y blu-ray. Este dato no es de ignorarse porque la película que vimos en cines prácticamente no es la película que Fincher rodó, y no es su culpa; desgraciadamente cuando se trata de Fox, y en el caso de una franquicia como esta, los productores creen saber más sobre cine que los directores, y siendo que Fincher era un novato, comenzaron a dudar de su visión, una visión distinta de lo que habíamos visto y más enfocada en presentarnos un emotivo drama que el terror de la primera, o la acción de la segunda (cabe recordar que cada película de Alien alude a un nuevo género).


La historia de Alien 3 es de las más famosas en Hollywood sobre lo terrible que puede ser el que productores metan mano en una película, y el resultado fue que se dañó una buena saga, y mucha gente se queda con la idea de que Fincher cometió un error irreparable con esta entrega. No es así, y una prueba es la dichosa versión extendida que a pesar de no ser supervisada por Fincher, inserta nuevamente en la película de acuerdo a sus notas la mayor parte de lo que era su intención que viéramos; en lo personal, el resultado es que Alien 3 se eleva con estas escenas, entiendes lo que Fincher quería mostrarnos y su mensaje adquiere una fuerza tremenda; no sólo eso, sino que el personaje de Ripley aumenta en heroicidad, podemos ver más de su dolor, pasamos mas tiempo y entendemos más a los prisioneros, y como su lucha final es realmente su última oportunidad de hacer algo valioso con sus vidas. Fincher quería mostrarnos qué sucede cuando pierdes todo por lo que has luchado, y eres humillado y arrojado a la situación más decadente, el cómo o de dónde encuentras la fuerza para luchar cuando incluso llevas la muerte por dentro, y sobre todo cómo la redención y el honor pueden ser encontradas en el más oscuro e improbable de los lugares, pero es algo que nace por dentro, de una decisión de luchar por lo correcto hasta el final.


La mayor parte de las escenas que refuerzan esta idea son eliminadas del corte que vimos en cines, no por Fincher, sino por los productores, quienes editaron la película a su gusto sin tomar en cuenta al director, y sin estas escenas, la cinta es sólo una película promedio de persecuciones y muertes sin sentido. Al ver los documentales, puedes darte cuenta de las buenísimas ideas que tuvo el primerizo director, y como no le permitían siquiera rodar esas escenas, faltando al respeto de mil y una formas a su trabajo. Nunca veremos la película tal cual que él quería hacer porque muchas cosas no fueron rodadas, como el diseño del Alien, que iba a ser más innovador y mortífero, una clase de Alien-pantera, pero el corte extendido o Assembly Cut, restaura mucho de su visión y pone a Alien 3 a la altura de las primeras dos películas (y por momentos la eleva sobre las otras en carga emotiva). El que Fincher haya logrado lo que logró con tantas cosas en contra, es de aplaudirse.


¿Porqué es mi favorita de la trilogía? Bueno, Alien es una maravilla visual y un trabajo excelente de verdadero suspenso, a Aliens la considero desde la primera vez que la ví la secuela perfecta, y cuando digo secuela me refiero a que no forma parte de una trilogía planeada como quizá muchas que puedan estar pensando que son superiores; nunca se pensó en hacer segunda parte de Alien, hasta casi 10 años después, y sabiendo el monstruo que es la primera entrega de Ridley Scott, James Cameron realizó algo original y a la vez respetuoso a los pasos de su antecesor, cumplió, y de sobra. Pero mientras estos dos casos son especiales por las razones citadas, Alien 3 toca distintas fibras.
En lo personal la versión extendida de Fincher es una cinta cruda, honestamente cruda, de una manera psicológica, tan cruda que antes de que terminemos de ver sus créditos iniciales la protagonista ya ha sido arrebatada de todo cuanto considera valioso, incluyendo su propia vida. A la gente le desagradó esto tras el final feliz de Cameron, pero ey, ¿no es así la vida? Y es ahí donde creo que la obra de Fincher excede el mensaje de sus antecesoras. No es una simple historia de ciencia ficción o terror, es un tratado de la tragedia, la pérdida y el horror que conllevan,  y esas son cosas incómodas para el público promedio, pero si vemos debajo de la pesada capa pesimista y cruel de Alien 3 veremos que también es una película sobre la salvación más allá de murallas religiosas. Estos son hombres de fe, pero la fe les falla,y precisamente su lucha cuando no parece haber ayuda alguna ante este demonio por parte de su fe, es lo que redime sus almas. Suena profundo eh... pero pues es esto lo que distingue este episodio de los anteriores, a Fincher, más que sustos y acción, le preocupa explorar las almas de los hombres ante los demonios que buscan destruir su espíritu y su motivación por vivir y morir con honor, seas cuales sean las circunstancias.

Muy recomendable que puedan ver en cuanto les sea posible esta versión, que ahora pueden encontrar en blu-ray, sobre todo si quedaron con una mala imagen de lo que fue la versión en cines.

9/10

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada