sábado, 2 de junio de 2012

Blancanieves y el Cazador: Its Beauty is Its Power

Blancanieves y el Cazador definitivamente me trajo a mente al verla un cierto feel ochentero, de aquellos tiempos en que de vez en cuando veías circular por la tele alguna adaptación televisiva de La Bella y la Bestia o Hansel y Gretel con actores reales, la época también en que en el cine la fantasía era un género cuya validez no requería mucho sentido o mitología complicada; ahí teníamos la versión de los Salkind de Santa Claus, Willow, La Historia Sin Fin, entre otras varias. A pesar de ser basadas algunas en material más complejo, iban dirigidos a un público que más que una causa para cada evento mágico simplemente querían ser entretenidos, siendo el target audience muchas veces el público infantil. Como niño, sabías que conocías algunas de esas historias, y verlas llevadas a un plano más real por actores de carne y hueso bien se acercaba al adjetivo de mágico (¿yo diciendo mágico? pfff).
La nueva adaptación de Blancanieves recuerda mucho a esa época, y por momentos se sale con la suya, sobre todo durante sus primeros minutos, siendo su prólogo de lo más brillante de la película, comenzando por el clásico "Había una vez" y relatándonos los primeros párrafos de la historia original. Es ahí cuando recordé que conocía esa historia, y me acomodé mejor en mi asiento, esperando una experiencia semi-nostálgica que apelara en parte a mis recuerdos de infancia. Olvidé cualquier prejuicio adulto sobre que esperar y al recordar que había ido a verla principalmente por Charlize Theron, supe que estaba ante dos horas que probarían ser cuando menos interesantes.
Y sí, interesante es la primera mitad de la película, que no pierde tiempo al pasar de suceso a suceso conocido con mucha rapidez. El primer encuentro entre la Bruja y Blancanieves augura que habrá una dinámica interesante entre ambas, lamentablemente, ese primer encuentro es lo más que se nos da entre ellas y ni siquiera tiene una Blancanieves adulta. El resto sufre un destino similar, pues tras una primera hora con buenos dotes de creatividad y prometedora en cuanto al cuidado y extensión en la adaptación del cuento popular, la segunda parte se siente como si la historia de ahí en adelante hubiera sido puesta en automático, con poco verdaderamente notable en la forma de tratar el cuento y terminando con un final anticlimático, como si se hubieran agotado todas las buenas intenciones con que se inició.


Ciertamente uno de los mayores atractivos en Blancanieves y el Cazador es en lo visual, el diseño de arte y la cinematografía empleada en la película realmente son notables. Sus actores realmente no hacen un mal trabajo, pero se les da muy, muy poco con que trabajar. Charlize Theron, quien fue tan promovida por los avances y posters como una villana épicamente mortal, es tremendamente desperdiciada, y cuando su personaje desaparece constantemente por largos ratos de la trama, se siente. En los momentos que el guión se lo permite, la hermosa actriz hace su "magia", pero no es suficiente para el antagónico que esta historia se podía permitir tener. Thor, bueno Chris Hemsworth, no sé, me atrevo a justificar diciendo que tal vez por ser un cazador el guión lo hizo un personaje demasiado simple en sus acciones y forma de hablar, tal vez el habla así en verdad cuando está borracho, no sé. Hay ratos en que sus justificaciones para pelear por Blancanieves inyectan fuerza a la emotividad en la cinta, logrando que el espectador abra un poco más los ojos, pero nunca se despega realmente. Y pues para ser justos Kristen Stewart muestra por ratos que cuando lo desea puede ser una buena actriz, pero nuevamente, no se le da casi nada con que demostrarlo, teniendo su personaje un desarrollo y personalidad casi nulas, mas que el hecho de que es la buena de la historia y está en peligro.
La música de Newton Howard tiene las mismas característcas, por momentos desea ser notable y originalmente seria, pero por otros es tan promedio que olvidas que es el mismo compositor de maravillas como los soundtracks de "Unbreakable", "King Kong" y "Blood Diamond".
No es una mala experiencia en cine, de hecho la grandiosidad de los paisajes y efectos justifica verla en pantalla grande, pero uno sale entretenido, sí, pero sabiendo que el guión dejó ir muchas oportunidades.

7/10


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada