martes, 22 de octubre de 2013

Krissaurus' Scary Movie Collection: Cujo



El cine de terror y suspenso suele dividirse en dos grandes categorías. La primera de ellas es acerca del temor que infunden elementos fuera de lo común y sobrenaturales, el miedo a lo desconocido. La segunda categoría tiene que ver más con aquellas cosas y lugares familiares que nos hacen sentir seguros, pero que están a punto de ser torcidos por algo malévolo. En el caso de Cujo, es el animal considerado el mejor amigo del hombre, quien está por recibir este tratamiento.
Tal es el caso de Cujo, en la que tenemos al San Bernardo que le da título a la película, un perro tan manso que quienes lo conocen opinan que no serviría de perro guardián, ama a los niños y es querido por la familia con la que vive. Esto es hasta que un murciélago con rabia lo muerde, y Cujo comienza un descenso difícil a la vista del perro fiel que era a un asesino cruel y violento.
Al mismo tiempo que estos sucesos se van desarrollando, tenemos a la protagonista Donna, madre y esposa de una familia prácticamente perfecta, quien por alguna razón decide tener un amorío con un conocido de su esposo. Cuando la verdad está por salir a la luz, Donna comienza un recorrido sin saberlo a una cadena de eventos que probará hasta qué límites será capaz de llegar por proteger a la familia a la que le dio la espalda.
Es bastante curioso que existan tan pocas películas sobre perros asesinos, siendo Cujo la única de buena calidad, y creo que esto demuestra bien el tabú que es pensar que algo así pueda suceder. Para nadie es agradable ver a un perro asesinar gente, son seres quienes se les confían niños, la mayor parte de las veces son considerados miembros de la familia y pocos vínculos hay tan fuertes entre animales y humanos.
La novela en la que se basa, escrita por Stephen King, posee un tono más oscuro y deprimente, pero es de entender que varios sucesos hayan sido modificados en la película, ya que si bien la cinta se resiste en todo momento a convertirse en un baño de sangre, la violencia es más bien de índole psicólogica, y posee ya suficientes escenas intensas.
A pesar de que las actuaciones no son impecables, la película lo compensa con su historia y sus logros técnicos, especialmente el maquillaje y el tenaz uso de los varios perros que encarnan a Cujo, para crear secuencias tensas y realistas.
Cujo no es oro puro, pero es una película más que decente, y definitivamente un nombre de importancia en el buen cine de suspenso. 


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada