sábado, 5 de abril de 2014

Review: Divergent


"Divergente" está basada en la trilogía de novelas para adolescentes y adultos jóvenes de Veronica Roth, de las cuales tengo entendido han gozado recientemente de una popularidad similar a la fácilmente comparable trilogía de Los Juegos del Hambre. En este primer capítulo, Tris, interpretada por Shailene Woodley, es una joven viviendo en una ciudad post-apocalíptica, en donde para evitar un nuevo caos que destruya su sociedad se ha decidido dividir a la misma en distintas facciones de acuerdo a sus tendencias de carácter y habilidades. A pesar de que al llegar a la adultez cada uno de estos jóvenes pasa por un examen psicológico que les indica la facción conveniente, se les brinda la libertad de decidir a que facción desean pertenecer, tal decisión es irrevocable y fallar en demostrar su valía en dicha facción los convertirá en marginados de dicha sociedad. Tris, a pesar de haber crecido en una familia de la facción Abnegación, compuesta de personas pacíficas y altruistas al frente de la sociedad, se siente inclinada a ser parte de Osadía, pero su examen muestra que ella es lo que se conoce como una "divergente", alguien que no pertenece a ninguna facción en específico, pero representa una amenaza para el estricto orden de categorías por las que se compone dicha sociedad.
Fui a ver Divergente con conocimiento nulo de las novelas, pero esperando claramente algo similar a Los Juegos del Hambre, comparación que descubrí no es del todo acertada. En su primera hora Divergente goza de una historia sencilla pero un tratamiento atractivo, donde una buena dirección por parte de Neil Burger nos va adentrando a una trama que por momentos me recordó fuertemente a Harry Potter por las divisiones supuestamente predestinadas y el entrenamiento a la que el protagonista se someterá para poder probar que pertenece a su facción. Las facciones sin embargo, no muestran mucha complejidad en su caracterización, con los miembros de Osadía por ejemplo dándonos la impresión por un buen rato de la película de no diferir mucho a un grupo de primates trepando de edificio en edificio.
A pesar de ello no se olvida que la película se apoya de una novela para jóvenes y por tanto se le perdona. Tenemos independientemente de esto personajes que son enriquecidos por los actores que les dan vida, con Kate Winslet y Ashley Judd entre ellos robándose las escenas en que aparecen. Siempre existe algo interesante en ver películas que puedan ser un eco de las categorizaciones sociales, y el viaje de la protagonista al comenzar a pertenecer a este mundo de gente extrema es logrado de forma que permite al espectador sentirse involucrado por la aventura. A pesar de que Tris no es una personaje que tenga una fuerte personalidad, es la determinación en medio de sus debilidades lo que resulta llamativo. Eso, y un soundtrack que en verdad es uno de los mayores highlights de la cinta.
Pero es cuando durante la segunda hora el avecinado y obligado romance que caracteriza estas historias golpea fuerte, y lamentablemente ocurre de una manera tan mecánica que uno puede percibir en gran manera como arruina muchos de los aciertos de la primera mitad. Uno sabe que el romance es parte de la vida y que una película de este género no será carente de él, pero en esta ocasión cuando sucede parece succionar la personalidad de los mismos protagonistas a favor de un poco imaginativo enamoramiento. A partir de este punto la cinta se encuentra con un tope impresionante, pero es efectivo para quien tras estas escenas descubrimos en medio de la sala de cine que es la audiencia focus, en medio de gritos de adolescentes maravilladas por lo que ven.


Cuando la tensión comienza a desatarse en el último cuarto de la cinta y un evento ocasiona que dicho factor romance sea removido por un rato, la película avanza nuevamente con decentes despliegues de acción y escapismo. Lamentablemente esto no dura mucho y el reencuentro entre los dos enamorados hacia el final, está compuesto por una escena donde la protagonista se topa con una disyuntiva que puede costarle su vida o la de la persona que ama. Es su subsecuente decisión lo que invalida por completo la causa por la que está luchando y los sacrificios antes hechos por otros, arrebatando la aparente heroicidad encontrada por el personaje, y convirtiendo a la película en algo más similar a Twilight que a Hunger Games, en el aspecto de debilitar por completo la representación de la fuerza femenina, en lugar de darle su valor.
En general, es una película que entretendrá, pero no esperen ver la complejidad de la saga a la que más se le compara o giros de tuerca que supongan verdaderas encrucijadas para sus protagonistas. Divergente tiene demasiados momentos Deus ex Machina, donde la historia se saca de la manga en repetidas ocasiones soluciones de la nada a favor de la comercialidad de la misma, lo cual en este caso significa con frecuencia lo conveniente para que las cosas salgan bien entre los dos protagonistas.
Las actuaciones de la película son buenas, Shailene Woodley es una chica muy linda quien muestra un buen trabajo y hace notar dotes actorales, pero lamentablemente (y al igual que sucede con los demás actores) no se le da mucho que hacer con su personaje a excepción de una escena es la que nos convence de su talento. Kate Winslet brilla en cada aparición y eleva el nivel de la película, pero su personaje es una oportunidad perdida al reducirse finalmente al típico villano promedio.
Es muy probable que si lo que buscan es ver una película de aventuras romántica a la que no le exijan mucho, pasen un buen rato. En lo particular siento que había una historia decente pero el insistir en buscar lo cliché le estorba demasiado, ello y un romance poco desarrollado terminan por disminuir los esfuerzos de un buen reparto e inequivocadamente una buena dirección.

6/10


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada