martes, 22 de abril de 2014

Review: Oculus


En "Oculus", una pareja de hermanos se reencuentra 11 años después de que un terrible suceso los separó dejándolos huérfanos, siendo el menor de ellos recluido en un hospital psiquiátrico del cual ha sido liberado finalmente. La hermana mayor, convencida de que el responsable de la muerte de sus padres fue un antiguo espejo, trata de convencer al hermano de cumplir la promesa que se hicieron la última vez que se vieron: poner fin a la existencia del objeto que destruyó su niñez.
Por más fumada que se pueda escuchar la premisa de esta historia, parte de su mayor atractivo es la forma en que la idea es vendida al espectador en su primera mitad. Contándonos paralelamente la historia de lo que sucedió cuando nuestros protagonistas eran tan sólo unos niños, junto a la de su misión ya como adultos por documentar y acabar con los ataques del espejo, el guión escrito en parte también por su director, logra exitosamente presentarnos la historia sin perder tiempo en exposición, permitiéndonos poco a poco ir sacando por nosotros mismos las conclusiones sobre lo que sucede con el objeto. Esta primera parte funciona por el carisma de ambos personajes, principalmente el de la hermana mayor, cuyas actrices tanto en la versión de niña como adulta realizan trabajos muy notables. Como niña, es la pequeña aterrorizada por los sucesos macabros a su alrededor, pero que a la vez debe armarse de valentía para proteger a su hermano, mientras que como adulta es una persona obsesionada con el espejo y una freak del orden en lo concerniente al espejo.


Siendo una película de terror psicológico, siempre está la duda adyacente sobre si los sucesos son reales o están el la cabeza de uno de los protagonistas, llenando la pantalla ocasionalmente de imágenes lo mismo macabras que bizarras. "Oculus" no es la cinta convencional de suspenso, y mientras que dudo que a alguien le quite el sueño luego de verla, puede que al menos sin darte cuenta de ello tu mente si haya quedado un tanto perturbada. Hay algo que al film no se le escapa, y es encontrar vez con vez la oportunidad de divertir a su espectador.
Porque si bien es la parte de la película que más me perdió y encontré problemática, no puedo negar que el director hizo un buen trabajo con el confrontamiento final. Contrario a lo que uno desearía o esperaría ver, dichas secuencias consisten en escenas cada vez más confusas donde el presente y pasado se reflejan de tal forma que es casi imposible saber cuál es cuál, o discernir realidad de imaginación. El final está creado para servir a manera de shock, pero lo encontré débil considerando que una película que comenzó con un buen nivel de originalidad, no encontrara una manera similar de presentar una conclusión que se veía venir desde lejos. La película parece ir apilando información para desembocar en algo tremendo, y tristemente no es ese el caso, tal vez causa de las limitaciones de la misma historia.

7/10


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada