viernes, 18 de abril de 2014

The Moment of Truth: The Amazing Spider-Man 2



Comenzaré diciendo esto: tras haber visto finalmente la película, puedo decir que en mi opinión, la campaña publicitaria que The Amazing Spider-Man 2 tuvo desde aquel primer trailer en noviembre fue pésima. Dicha campaña hizo dos cosas que apagaron cualquier simpatía dejadaen mí hacia la nueva saga por la primera parte: mostró demasiado, en realidad demasiado de la película, y a pesar de hacer ello no mostró ni un poco del verdadero espíritu de la película, dando sólo la impresión en dichos avances y posters de ser altamente superficial y exagerada, y si algo no es The Amazing Spider-Man 2, es superficial. Hagan de un lado lo que los pésimos avances puedan haberles vendido, esta es la película que se ha ganado mi respeto hacia esta nueva saga.

En esta primera secuela, Peter Parker no puede estar más contento de ser Spider-Man, ha logrado sentirse a gusto con el héroe que es para su ciudad y la esperanza que despierta en la gente, pero una tormenta se aparece en su horizonte en la forma de Max Dillon (Jamie Foxx), un desafortunado trabajador de Oscorp que sueña con ser como él. Cuando un accidente deja a Dillon deformado pero con el sorprendente poder de controlar la electricidad a su alrededor, su paranoia lo hace declararse enemigo mortal del héroe que una vez admiró, tomando el sobrenombre de Electro.


Cuando la escena que abre The Amazing Spider-Man 2 concluye, y podemos verlo surcar los aires de New York, es suficiente para saber que la escala de esta película es mayor a lo que hemos visto anteriormente del superhéroe; no sólo eso, sino que la dirección a cargo del una vez novato en el género Marc Webb, parece estar al punto, y la trama fluye de una forma natural y envolvente para el espectador. Uno sabe en ese momento que está por pasar un buen rato.
Andrew Garfield finalmente se ganó mi simpatía desde las primeras escenas de esta película como el enmascarado arácnido, las horribles bromas forzadas de los avances son minimizadas, y un carisma que muestra lo cómodo que está con el personaje hace el verdadero trabajo. Podemos ver al personaje, antes arrogante y descuidado, ahora crecido en pleno dilema con las responsabilidades de promesas pasadas y una obligación hacia lo que es capaz de hacer con sus poderes.
No sólo esto, sino que el romance con Gwen Stacy (Emma Stone) es el epítome de química entre actores, y en ocasiones las escenas de romance entre ambos parecieran definir el mero significado del amor. Es genial lo que han hecho con Gwen Stacy al no convertirla en un exceso de damisela en peligro como se hizo con Mary Jane en la pasada saga, sino alguien que de hecho está ahí para salvar a Peter, en más de una forma posible.
Tal vez no pueda decirse lo mismo de Jamie Foxx como Electro, quien es sencillamente una criatura formidable, y por mucho que se haya cuestionado la participación de dicho villano, visualmente es el protagonista de las escenas más impresionantes. Electro llega a ser un personaje atemorizante, sí, pero nunca logra mostrar suficiente donde podamos ver aprovechado los dotes actorales de Foxx. Sally Field regresa como la Tía May, y es capaz de lucirse más con escenas de carga emocional como aquella donde Peter la confronta para obtener información sobre sus padres.
Otro de los nuevos personajes es Danes DeHaan, quien personifica al amigo de infancia de Peter, Harry Osborn. Danes supo dominar a la perfección la alternancia entre psicópata/amigo en Chronicle (2012), y aquí sabe dotar de una cierta empatía a su atormentado personaje. Paul Giamatti eventualmente aparece también como The Rhino, y parece pasarla genial con el caricaturesco tono brindado intencionalmente al villano.


A excepción de un breve espacio en la cinta otorgado a las investigaciones de Peter sobre su pasado, el ritmo nunca es flojo, y las casi dos horas y media se pasan volando. Muchos cambios y decisiones sobre la historia avistados en la campaña promocional, dejaron a más de un seguidor convencido de que todo terminaría en desastre o que todo había sido mejor representado en la saga anterior; ver la película, sin embargo, logra convencernos de dichas decisiones, pues actúan a favor de la historia y tienen sentido una vez conocida esta, incluyendo las decisiones referentes al aspecto visual o los orígenes de los villanos. Con esto quiero decir que el guión es verdaderamente bueno. Sí, la cinta está cargada de muchas escenas de acción y comicidad muy bien llevada a cabo, pero en su centro, está cargada de mucha emotividad, y cuando lo desea puede llegar a ser oscura, o intimidante en ciertas escenas de suspenso.
Pero por mejor realizado que esté el guíón, debe destacarse la labor de Marc Webb en la dirección, saliendo airoso en la realización de escenas que definitivamente muestran gran audacidad en su trabajo, y un ojo excelente para capturar lo mismo romance que tensión, esperanza y desesperanza, y conectar al espectador en dicho viaje.
Una colaboración muy importante en la cinta es la de Hans Zimmer, quien logró reunir a personalidades como Pharrel Williams, Johnny Marr y otros, para crear una banda sonora tremendamente fresca y original. Es en escenas como la primera revelación de Electro, que la energía de dicha banda sonora se acopla de tal forma con lo que uno ve en pantalla, que el espectáculo se convierte en uno de esos momentos únicos en cine.


Una segunda parte suele ser considerada en muchas ocasiones como el momento de la verdad, aquella prueba decisiva de que un director y su equipo fueron bien elegidos, y que son capaces de dar continuidad exitosamente, o elevar su historia a nuevas alturas. Ambas cosas suceden con The Amazing Spider-Man 2, la cual finalmente halla su propia personalidad con esta secuela, siendo suficientemente valiente para tomar decisiones que la alejen de lo que ya se ha dicho y hecho sobre el personaje. Y esto es dicho por un gran defensor de la saga anterior que no consideró nunca una buena decisión este reinicio de la franquicia. The Amazing Spider-Man 2 es la película que justifica ese reinicio. La historia y la dirección pemiten que todo cuanto hizo de Spider-Man un héroe querido en el pasado, esté de regreso y con una mayor fuerza en su mensaje. Seguramente una de las sorpresas agradables de este verano. El 3D por cierto, vale cada centavo.

10/10

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada