sábado, 11 de junio de 2011

Alien + s. Una retrospectiva.

Les cuento que soy muy fan del rollo de las películas de Alien. Creo que son una maravilla del cine de ciencia ficción, y en este mes me he encontrado dándole un vistazo secuencial a la tetralogía que me regalaron en Diciembre. "Prometheus" de Ridley Scott se estrena en un año, y en lo que sabemos si es o no una precuela de la saga, consideré oportuno dejar unos comentarios en el blog para la posteridad. Nunca saben, les pueden encargar un trabajo en la academia de Jaime Maussan y uno debe estar siempre preparado.

En esta ocasión, les escribo de "Alien" de Ridley Scott (Gladiador, Robin Hood, Cruzada), y la segunda entrega "Aliens" a cargo de James Cameron (Titanic, Avatar, Terminator 2). Ver ambas películas una después de otra definitivamente hacen entender mejor el camino que fue tomando la franquicia.


ALIEN (1979)

En nuestro país, llevó el acertado subtítulo de "El Octavo Pasajero". Mucho antes de que Alien pasara a ser degradado por sus batallas austeras en el cine contra el Depredador, una vez fue considerada la película mas terrorífica de todos los tiempos, y es que se habían visto muchos extraterrestres en cine, pero ninguno que personificara la maldad pura, y ninguna película que nos presentara al espacio como un lugar tan aterrador y aislado.
En ella, los siete integrantes de la tripulación de la nave comercial "Nostromo" son notificados por la computadora principal sobre una señal de auxilio en un planetoide lejano a la Tierra, y que según cláusulas de su contrato es su obligación investigar. Dicha señal, resulta ser descubierta en poco tiempo no como una señal de auxilio, sino una señal de advertencia.
La cinta catapultó al éxito a Sigourney Weaver en su ya legendario papel de Ellen Ripley, y dotó a su joven director de un respeto que se extiende a nuestra fecha. Su escenografía es sorprendente hasta nuestros días, la música de la más tenebrosa jamás escrita, los personajes perfectamente delineados. Juega muy a su favor el dejar mucho a la imaginación, pues lo más atemorizante es siempre aquello que no ves.
En palabras del director, el extraterrestre era casi una representación del demonio, en que donde quiera que iba, no paraba hasta destruir todo lo que estuviera cerca de él, sin ninguna limitante moral y tal vez física. Es tal vez este pensamiento el que le dió mayor relevancia en lo subsecuente a la saga, porque Ripley comenzó a personificar no sólo la batalla de una mujer contra esta fuerza siniestra, sino la batalla de la humanidad contra el diablo mismo. Esto sería retomado con una mayor claridad más tarde por David Fincher en Alien3.

ALIENS (1986)

Antes de esta cinta, un joven Cameron sólo había filmado "The Terminator", bueno, él sigue diciendo que no dirigió "Piraña 2: Asesinas Voladoras" y mejor le creemos. Tras mucho pleito con la Fox sobre el presupuesto de la cinta, Cameron logró brindarnos lo que hasta la fecha se conoce como una de las mejores segundas partes en la historia del cine.
Ripley despierta tras ser rescatada 57 años después de sobrevivir, solo para ser considerada como demente tras su relato de lo ocurrido en la cinta anterior. El planeta en que su desafortunada tripulación se encontró con el alienígena ha sido ocupado por familias de trabajadores de su antigua compañía, pero tras conocer las posibilidades de dicha especie, un miembro de dicha compañía ocasiona en secreto una infestación que debe ser combatida por un grupo de marines.
Algunos incluso han llegado a considerar "Aliens" mejor que la original, aseveración en la que difiero, pues si bien vista como una película con un enfoque bastante distinto al anterior, se pierde el sentido sobrenatural de la amenaza silenciosa que acechaba a la tripulación de la primera. Sin embargo, se le reconoce a Cameron no haber caído en repetir la fórmula de la anterior, pues para ser secuela de una película como Alien, sale más que bien librada. Para bien o para mal, esta sería la primera vez que el alien comenzaría a ser más un personaje de acción que de terror, pero eso no quita el buen espectáculo que Cameron brinda.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada